WhatsApp Image 2021-02-24 at 18.36.47.jp

Graciela Mussi Tiscornia

Nacida en Buenos Aires, ciudad donde vive, es pintora, grabadora, dibujante, restauradora y artesana.
Recibida en la Manuel Belgrano y formada como grabadora en el taller de Alfredo De Vicenzo, se dedicó durante años a incorporar el hecho estético a objetos de uso cotidiano. Se formó como restauradora en el taller de Silvio Goren, e hizo de ello y su principal ocupación rentada.
Hace una década, vuelve con fuerza a la pintura y el dibujo, desarrollando varias series diferentes de obras dominadas por la experimentación con medios industriales (lapiceras, biromes, marcadores) y con distintas modalidades de técnica mixta (acrílicos, pasteles, lápices de colores, raspados, esgrafiados, collage). A partir de 2020, forma parte del colectivo Instantes Gráficos.
Ha desarrollado una serie de libros de artista combinando el libro intervenido con el diseño y la edición artesanal. Animada por la doble idea de reciclar materiales habitualmente considerados “innobles” y ponerlos al servicio de una articulación entre pasado y presente, naturaleza y cultura, materia y espíritu, construye una generación de objetos tridimensionales que llama “Bichos de Artista”.
A lo largo de su carrera participó de diversas muestras, personales y colectivas.
Entre sus referencias más entrañables en el mundo de la pintura se cuentan Raquel Forner y Alejandro Xul Solar.

Statement

“Las artes plásticas son para mí desde siempre la vía privilegiada para elaborar mi relación con el mundo, el sentido y la totalidad de la que somos parte: lo trascendente.

Siempre me guía la tensión entre la materialidad de lo viviente y la espiritualidad de la forma y el vacío. Busco hacer visible lo invisible; lo no aparente, lo que está detrás de las tramas, sosteniendo y movilizando el mundo. El tiempo que pasa… Algo que encuentro encarnado en la naturaleza. Muy en particular en los árboles, motivo al que siempre vuelvo, de distintas maneras.

Trabajo desde la intuición y la emoción, en diálogo con los materiales, las texturas, el color y los procedimientos. No a partir de conceptos o programas previos, que van brotando y haciéndose visibles a lo largo de la tarea. Es trabajando como me hago consciente de lo que estoy queriendo alcanzar.

Para mí la pintura, la foto, el grabado, la artesanía y la restauración forman un continuo. A lo largo de los años las vengo explorando y combinando de distintas maneras. Concibo el arte como una manifestación de la fuerza de lo viviente, enemiga de la solemnidad y el “elitismo”. Por eso me gusta experimentar con materiales ordinarios y de reciclaje.

Después de una etapa dedicada a la pintura, intentado una protesta contra la destrucción patrimonial causada por la especulación inmobiliaria, volví al papel y a los pasteles. A partir de la cuarentena, me entregué al cultivo del libro de artista combinando técnicas de collage, calado, patinado y dorado a la hoja, así como al ensamblado de objetos tridimensionales sobre la base de materiales presuntamente “innobles” y de reciclado (cartones, papeles, maderas, hilos, trapos, fotos, impresos), que combiné en una exploración de la tensión entre el caos y el orden.”

Currículum

Proximamente.